Información y discreción. Una conducta ética.

Información y discreción deben ser conceptos y conductas que van parejos en la gestión de procesos de compra-venta. Mi línea de comportamiento requiere la confidenciabilidad como una regla inviolable, aún a riesgo de perder un negocio que parecería ser muy interesante.

Recibo una gran cantidad de consultas solicitando información sobre algunos negocios relativos a la venta de comercios, empresas en plena operación, fábricas, industrias, hoteles, etc. Muchas de dichas consultas sólo tienen como firma un nombre y una dirección de correo electrónico y nada más. En dichos correos solicitan un listado de fábricas en venta, o de hoteles en venta, etc.

Me interesa explicar por que no es posible enviar listados de negocios en venta, como si se tratara de un catálogo de repuestos o de un menú de comidas.

En el caso de ciertos negocios, por no decir en la mayoría, la sola mención de que está en venta puede ser suficiente para que pierda valor en el mercado. Podrían iniciarse las famosas “corridas” y “rumores” de que tal o cual empresa “anda mal” y por eso está a la venta. Lo que es peor aún, se podría hacer circular el rumor de que no está en condiciones de cumplir con sus compromisos y que entraría en cesación de pagos, etc. etc.

Los que tenemos años de trabajo en los negocios sabemos muy bien lo peligroso de esos rumores. Y son abundantes los casos de empresas que estando en plena salud financiera vieron como entraban en dificultades por el simple hecho que alguien había hecho correr la versión de que tenían problemas de gestión, de pagos, etc.

He trabajado con la modalidad del tercer hombre en muchos casos de recuperación de ventas y firmando clausulas de confidenciabilidad. No voy a quebrar dicho estilo de trabajo profesional. Gracias a la discreción como regla mantengo excelentes relaciones con empresarios a los cuales he asesorado hace ya muchos años y muchos de ellos me han enviado a sus hijos para que les aconsejara.

Llevo más de 30 años asistiendo a empresas en dificultades de comercialización, formulando planes estratégicos, realizando estudios de mercado y de tendencias y en todos los casos la discreción fue un valioso valor agregado a mi gestión profesional.

En estos momentos de intercambio casi instantáneo de información, gracias a los medios de comunicación electrónica y a la gran red -Internet- creo firmemente que la información y la discreción van juntas y que no es posible, ni prudente, enviar información de alto valor a quien sólo envía un mensaje con un nombre y una dirección de correo.

Agradezco a quienes han comprendido y practican esta forma de actuar.

Saludo a Uds muy cordialmente.

Prof. José Sotelo Fariña,

Magíster en Administración Educacional

(Universidad del Valle, Cali, Colombia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: