Productores de Argentina a Uruguay.

La situación crítica del campo argentino ha llevado, nuevamente, a un ola de productores argentinos que alquilan o compran campos en Uruguay para trasladar sus emprendimientos a suelo uruguayo.

Hace unos años se dió una oleada de compras y arrendamiento de campos uruguayos por parte de productores argentinos. En el momento actual afecta a la Argentina un grave conflicto entre el Gobierno argentino y el campo, motivado por el aumento de las detracciones impuestas a la producción del agro.

La paradoja es que cuando los precios a nivel internacional, tanto para la soja como para el maíz, inclusive para la carne bovina, están en un valor en alza, Argentina prohibió la exportación de carne y puso altísimos impuestos a la exportación de soja y también a otros productos.

El nuevo gobierno argentino para muchos sería, en realidad, la continuación del mandato del gobierno anterior, resultado de una especie de sucesión matrimonial y como el anterior, se ha decidido por potenciar los negocios del mercado interno, antes que por la exportación. Uno de los objetivos era bajar los precios al consumo interno al volcar a dicho consumo aquella producción que estaba impedida de venderse en el exterior.

Como resultados no deseado se dieron la baja de la producción, el desestímulo para la reinversión y la transformación de las empresas que se orientaron hacia otros tipos de producción. Dentro de ese reordenamiento productivo, agravado por el conflicto del campo y la falta de flexibilidad del gobierno, muchas empresas se decidieron por llevar su producción hacia suelo uruguayo.

Uruguay les ofrece buenas tierras, buen clima, mano de obra con experiencia, un marco jurídico para los negocios de tipo estable y ningún impedimento para la exportación.

Para los ciudadanos de ambos países es evidente que no hay diferencias notables entre las costumbres y la producción que hay en las provincias de la mesopotamia argentina y las del litoral oeste uruguayo, lo cual facilita aún más el traslado y que requiere una mínima adaptación.

Como resultado del proceso de emigración productiva, si arrendar una hectárea en Uruguay tenía un precio de 1.000 dól. ahora se puede estar pagando 3.000 dól. o más aún. A las ventajas anteriores se suma el tener un mismo idioma y que las distancias entre Uruguay y Argentina se miden por unos pocos minutos de avión.

Rercordemos que la frontera entre ambos países en las zonas cerealeras del Litoral uruguayo y el argentino está constituída por el ancho del Río Uruguay y desde una orilla se ve perfectamente la otra en la mayor parte del recorrido de la frontera.

Para algunos legisladores del Uruguay la situación está tomando un caríz de cierto riesgo y están proponiendo alguna ley que limite la adquisición de tierras fronterizas por parte de extrajeros no residentes, ya se trate de personas físicas o empresas. Por el momento dicho planteamiento no se ha visto plasmado en ley.

Aún así, sería relativamente sencillo para empresarios argentinos tener establecimentos en producción en territorio uruguayo.

José Sotelo

PS: Recientemente fue habilitado el Grupo Uruguay Negocios en la Red Xing. Si desea visitarlo pulse aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: